Cargando

Ézaro: la cascada más espectacular de Galicia

Está de moda y no lo puede evitar. El ciclismo y la Vuelta a España lo han enseñado al mundo y todos se han quedado cautivados por su belleza. Cosas de la fama, provoca ruido y curiosos a casi todas las horas del día. Pero da igual, porque este rincón mágico tiene motivos de sobra para nunca perder su encanto. Ézaro sigue mereciendo la pena desde todos los puntos de vista.

 

¿Dónde está Ézaro?

 

Ézaro es un precioso pueblo marinero de la provincia de A Coruña que aparece en una curva cerrada de la AC-500, una carretera que bordea la costa y que invita a pasar la tarde parando y descubriendo por igual pueblos, parajes y playas. Su paseo marítimo, su pequeño arenal recogido por la ensenada de la ría o su centro histórico merecen una visita; aunque todos los que se acercan a este rincón situado en el término municipal de Dumbría buscan dos hitos: la cascada y el mirador.

 

La Cascada

 

La cascada de Ézaro es única por su belleza y por su singularidad, ya que podremos ver el único río de toda Europa (el Xallas) que desemboca en cascada directamente en el mar. El espectáculo es digno de observar, sobre todo cuando se abren las compuertas del embalse que nos dejan ver correr el agua en todo su esplendor por las laderas del monte Pindo en un salto de más de 100 metros de altura. El “embalse de Santa Uxía” es el que coarta el salto, pero también el que dio de comer al pueblo durante muchos años gracias a su central hidroeléctrica. De hecho, justo al lado de la cascada podremos visitar un renovado museo de la electricidad.

 

Ahora mismo corre agua por la cascada durante todo el año, regulando así el nivel de la presa, pero lo que sí que podemos hacer es cuadrar la visita con uno de los días donde la cascada está iluminada por la noche. Eso sucede en las noches de verano y algunas fechas clave como Semana Santa, puentes o festivos. Lo mejor es consultar la información de la web del concello de Dumbría antes de nuestra visita.

 

Podemos ver la cascada desde tierra – caminando por la pasarela que nos conduce hasta ella desde el área recreativa donde aparcamos el coche – o desde el agua, ya que el nuevo servicio de alquiler de piraguas nos permite disfrutar de la cascada de Ézaro desde otro punto de vista.

 

El Mirador

 

Desde el mirador no se atisba la cascada – queda más a la izquierda – pero sí que podremos ver el embalse y sobre todo la ensenada de la ría que desemboca en la playa de Ézaro. Si el día está despejado al fondo veremos Fisterra, el fin del mundo, el lugar del mejor luscofusco – atardecer en galego- de toda Galicia.