Cargando

Cabo Ortegal

El cabo Ortegal es el segundo cabo más septentrional de la península Ibérica, solo superado por el cabo de la Estaca de Bares. Además, es el lugar más emblemático del municipio de Cariño en La Coruña. Cuenta con dos puntas: Punta dos Aguillóns, donde se encuentra el Faro de Cabo Ortegal, y la Punta do Limo. La Punta dos Aguillóns supone el punto de unión del Mar Cantábrico y el Océano Atlántico. Cerca del Cabo Ortegal, te recomiendo visitar los pueblos de Ortigueira y Cariño. En este último, te recomiendo el Mirador da Miranda.

La localidad más próxima es Cariño, puerto pesquero de importancia y lugar desde el que dirigirse a visitar el cabo y al faro allí instalado.

 A la derecha se extiende la ría de Ortigueira con sus tramos acantilados y sus arenales. Cerca del cabo, las laderas ganan en verticalidad y altura para configurar un lugar majestuoso.

El cabo Ortegal es, en realidad, una amplia arcada que se abre al océano flanqueada por dos impresionantes salientes rocosos: la punta do Limo, al oeste y la punta de Os Aguillóns al este; es aquí donde se emplaza el faro, una torre cilíndrica pintada de blanco y rojo, desde la cual puede divisarse:

  • De frente, los Aguillóns, tres peñascos afilados constantemente erosionados por la acción del mar, donde los percebeiros arriesgan su vida para conseguir percebes. Al este, se asoma el cabo de Estaca de Bares, el punto más al norte de España, a menudo difuminado por la bruma.
  • Al oeste, poco a poco los acantilados van ganando en altura sobre el Atlántico. Se divisa en primer término la sobrecogedora Punta Do Limo. Tras ella, Vixía Herbeira, con 613 m sobre el mar, es el acantilado costero más alto de España y de la Europa continental.

Durante la primavera, las repisas y grietas de los acantilados son ocupados por cientos de gaviotas partiamarillas, y en mucho menor número por otras especies como la chova piquiroja, el paiño común, el roquero solitario o el cormorán moñudo. También se deja ver el halcón peregrino. Con la llegada del otoño, cientos de miles de aves marinas de decenas de especies diferentes migran hacia el sur frente a este cabo, convertido así (junto con la Estaca de Bares) en uno de los mejores lugares de Europa para estudiar sus viajes de un mar a otro. También es habitual contemplar cetáceos como delfines, calderones y, en ocasiones, ballenas. Unos y otros se detectan mejor con prismáticos.

El cabo Ortegal es el origen de la Gran Ruta de Senderismo del Medievo

Desde luego el lugar es de visita obligada y a buen seguro que nos sorprenderá, así como la carretera que conduce al faro desde el monte Herbeira, con sus hermosos miradores de la ría de Cariño y Ortigueira.